X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Jueves 28 agosto 2014
Seleccione una sección de PD:
Valencia Plaza Cultur Plaza

Busquemos un disfraz para el aval (O Salvo se pirará)

VICENTE BAU. 06/09/2013 He llegado a la conclusión de que la única salida es que el Consell avale toda la operación pero disfrazando ese aval con otro nombre... con el nombre de otra operación financiera que represente lo mismo...

PLAZA REDONDA

Artículos anteriores

Comparte esta noticia

VALENCIA. No. No es cachondeo. Sin aval no hay nada que hacer. Y eso lo saben las cuatro patas de la mesa: Bankia, Fundación, Consell y Mercantil (Valencia Club de Fútbol SAD). Pero claro, a estas alturas, tras las interminables negativas por parte del Consell de hacerse cargo de ese aval que la inunda todo, lo complicado ahora para llegar a ese punto de partida necesario (y obligatorio) para hacer viable el futuro del Valencia, es que el Consell baje la cabeza y asuma que se ha equivocado desde el principio.

METEDURA DE PATA
Y sí, el Consell sabe que ha metido la pata. Y sí, el Consell ha dado un golpe de estado en el Valencia amparándose en la validez del aval. Y sí, el Consell ha querido lavarse las manos en todo este embrollo (del que forma parte más que activa) en cuánto se enteró de que el aval quedaba anulado. Pero el Consell sabe que no hay marcha atrás. El Consell sabe que más tarde o más pronto el aval volverá a estar de cuerpo presente. El asunto por tanto ahora se trata de como dar validez a ese aval... pero sin llamarlo aval... que ustedes ya saben que los políticos son muy suyos y eso de rectificar tantas ruedas de prensa de tantos consellers negando la mayor queda como muy mal de cara al electorado. Pero lo tienen que hacer.

AVALANDO QUE ES GERUNDIO
Yo no soy especialista en temas financieros. Es más, soy bastante torpe en temas financieros. Pero en el caso que nos ocupa sí tengo claro que tres de las cuatro patas que sostienen la mesa están hasta la boina de la postura del Consell. Bankia lo ha dicho por activa y por pasiva: sin aval no hay nada que negociar.... aunque tampoco le interesa nada tener que ejecutar al Valencia: ¿Si Bankia se 'carga' al Valencia por el tema de la deuda cuantos valencianistas cambiarían su cuenta en Bankia por la de otro banco? Miles, sin duda, serían miles. Pero Bankia necesita seguridad de cobro y esa seguridad -vistos los impagos de la Fundación solo en concepto de intereses de la deuda- sólo la puede otorgar la Generalitat. La Fundación, por su parte, la Fundación que comanda Aurelio 'El islandés' Martínez -puesto a dedo en el cargo por los avalistas que ahora dicen que no son avalistas.... ¡qué ya tiene narices el asunto!- también tiene claro que sin el apoyo del Consell se queda sin ningún margen de maniobra. Y luego está Salvo, el presidente, ungido a la par entre Consell y Ayuntamiento, que en los últimos días siente un cosquilleo en el estómago de considerables proporciones: sin aval... ¿qué pinto yo como presidente?... (se pregunta a buen seguro el neófito presidente).

LA SOLUCIÓN: UN DISFRAZ
Sí, tras mucho darle vueltas a la cabeza y para ofertar una idea que saque al Valencia de este sin sentido que le conduce directamente al abismo, he llegado a la conclusión de que la única salida es que el Consell avale toda la operación pero disfrazando ese aval con otro nombre... con el nombre de otra operación financiera que represente lo mismo (seguridad para Bankia y legitimidad para Aurelio y Salvo) pero sin la necesidad imperiosa de hacer una rueda de prensa admitiendo la torpeza de negar la mayor... cuando es innegable. Así pués no queda otra que disfrazar al aval de forma aseadita (se puede vender el asunto como mágica y referente operación financiera) e incluso convocar una rueda de prensa las cuatro partes interesadas conjuntamente en la que se diga lo siguiente: El Consell no avala, pero mediante esta fórmula magistral financiera cubre las espaldas de la deuda del Valencia. Bankia respira y consiente en refinanciar la deuda. Aurelio respira más, cumple con su cometido y se puede pirar de nuevo a hacer trekking a Islandia. Y Amadeo Salvo deja de ser un presidente que ha accedido de forma torticera al cargo: el disfraz avalístico le avalaría como presidente.

EN CASO CONTRARIO
Se lo anticipo. Si el Consell (ayudado por quién haga falta) no da con ese disfraz que enmascare el aval y saque de las tinieblas esta operación funambulesca.... Amadeo Salvo es más que probable (bueno, es seguro) que coja la puerta y diga adios muy buenas. Salvo es un hombre de empresa, un hombre de éxito, y está empezando a sentirse incómodo en este papel que le ha correspondido en toda esta opereta: ser presidente gracias a un golpe de estado amparado en un aval que no existe no es la mejor presentación para sentirse orgulloso de ser presidente de la mercantil. Salvo seguirá en el cargo si reaparece el aval (disfrazado de faralaes si hace falta.... por aquello del que dirán) pero jamás continuará en el cargo si el Consell le deja con el culete (con perdón) al aire... que es como está en este momento. Así pues, y a modo de resumen, busquemos un disfraz urgente para ese aval. Sin disfraz aquí se puede montar la mundial. Troya... pero a lo bestia.

PLAZA REDONDA

Artículos anteriores

Comparte esta noticia

1 comentario

Sócrates escribió
06/09/2013 14:28

Entre el fanatismo por traer las Olimpiadas a Madrid y este artículo para mantener un presidente-club a toda costa, te das cuenta de los mal que carburan muchas de las mentes de este país. Motivar a que se nos continue engañando y seguir disfrazando los probelmas es lamentable, Sr Bau.

Escribe un comentario

Tu email nunca será publicado o compartido. Los campos con * son obligatorios. Los comentarios deben ser aprobados por el administrador antes de ser publicados.

Lo más ...

publicidad
publicidad