X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Hoy es 28 de junio y se habla de ELCHE CF Sergio Pelegrín jORGE cORDERO edu albacar nino
GRUPO PLAZA

opinión

Ante la obra de Marcelino

El destino ha querido que el último partido esta temporada sea ante la obra del que ya es el nuevo técnico del Valencia. Las estadísticas no engañan, el Valencia ha encajado 30 goles más que el Villarreal

19/05/2017 - 

VALENCIA. El domingo el Valencia tendrá delante al equipo que hoy dirige Escribá, pero que diseñó años atrás Marcelino. El técnico valenciano ha sido listo y prácticamente no ha modificado la obra de su predecesor. El Villarreal sigue siendo un equipo fuerte en defensa, de hecho, es el segundo equipo menos goleado de Primera, ordenado, equilibrado y un conjunto que genera daño al contragolpe y que le gusta atacar los espacios. Probablemente este Villarreal sea un reflejo del Valencia que veamos la campaña que viene.

Viendo la sangría de goles encajados por el Valencia, lo mejor que le podía pasar era firmar a un entrenador que cuidara la defensa. Marcelino sacó lo mejor de Víctor Ruiz, jugador que dejaba dudas en su etapa como valencianista. También sacó lo mejor de Gabriel Paulista, por el que el Arsenal pagó 20 millones y hoy ofrece un rendimiento irregular en la Premier League. A Mario Gaspar lo hizo internacional, a Bailly lo convirtió en un central por el que el United pagó 40 millones y Musacchio hoy es uno de los mejores zagueros de La Liga. Marcelino ha hecho mejores a los defensas. Ese trabajo lo ha continuado Escribà, y sin tener a jugadores del nivel de Costacurta, Maldini o Nesta, el Villarreal tiene la segunda mejor defensa de la Liga.

El esquema de 4-4-2 está equilibrado porque, a pesar de que la mayoría de equipos jueguen con tres jugadores por dentro, Bruno Soriano no solo destruye, sino que también es capaz de iniciar la elaboración del juego. El Valencia deberá buscar a un jugador de este perfil; Camacho, Roque Mesa o Gonalons pueden ser algunas de las opciones.

La armonía del Villarreal también reside en las bandas. Si bien es cierto que Escribá se ha quejado del poco trabajo defensivo ofrecido por Roberto Soriano, también es verdad que en el otro costado cuenta con un todoterreno como Jonathan Dos Santos, que acaba de darles ese equilibrio. Cuando estaba Marcelino, apostaba por un extremo como Cheryshev o Castillejo y por otro jugador en banda que tendiese a ir al centro como Denis Suárez o el propio Dos Santos. Lo que no va a consentir Marcelino es lo que lleva viviendo el Valencia desde hace años, delanteros pegados a la cal, como Rodrigo, Munir o Mina, que se han visto desubicados por completo.

Por último, al igual que la mayoría de equipos que juegan con dos puntas, el Villarreal tiene un jugador con movilidad y capacidad de asistir (así ha evolucionado Soldado) y un delantero referencia, Bakambu. Con Marcelino todos esos segundos puntas que tiene el Valencia, si se quedan, encontrarán su sitio ideal, siendo Zaza su socio en ataque.

El destino ha querido que el último partido esta temporada sea ante la obra del que ya es el nuevo técnico del Valencia. Las estadísticas no engañan, el Valencia ha encajado 30 goles más que el Villarreal. Ojalá que la campaña que viene, con Marcelino al mando, el Valencia gane esa solidez que tanto necesita para volver a estar arriba.

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email